¿A qué debería oler mi vulva?

Comparte este contenido, llena a otras de vida

Hoy en día vemos cada vez más productos en el mercado hechos para que nuestras vulvas huelan a flores y jardines frescos. ¿Pero realmente debería oler a eso mi vulva?

Por mucho tiempo la sociedad consumista y patriarcal nos ha dicho que está mal sentirnos bien con nuestro cuerpo, con nuestros olores y formas, han intentado infantilizarnos y colonizarnos de muchas formas, una de ellas, estos jabones tóxicos que han hecho para nuestras vulvas es una más de las estrategias de enajenación.

Desde principios de la década de 1900 hasta la década de 1960, hubo una campaña publicitaria prominente que se publicó en periódicos y revistas. Promovió un químico peligroso para el hogar como una forma de “mantener a su hombre” manteniedo nuestra vulva con olor a “limpio” y establecer lo que ahora es una industria de $ 3 mil millones de dólares basada en hacernos sentir impuras en nuestros propios cuerpos.

¿Qué era este limpiador del hogar? Lysol.  El lysol es un desinfectante de inodoros y fue recomendado como una ducha para el olor vaginal desde principios de 1900 hasta la década de 1960. En ese entonces era mucho más tóxico y cáustico que el de hoy en día.

Hubo campañas publicitarias en periódicos y revistas dirigidas a mujeres, con mensajes como: “Era una joya de esposa, con un solo defecto. Ella era culpable de la única negligencia que estropea muchos matrimonios. Lysol ayuda a evitar esto ”.¿La cura? Una ducha de Lysol.

En 1911, se produjeron 193 casos de envenenamiento y muerte como resultado de su uso como ducha, sin embargo, esta práctica se promovió hasta la década de 1950. A pesar de las demandas, la empresa productora de Lysol logró eludir toda responsabilidad. Cuando un esposo intentó demandar a la compañía por las horribles ampollas vaginales y el daño que sufrió su esposa como resultado de este ‘tratamiento’, la compañía le informó que este era el primer caso de problemas que habían escuchado.

También hubo una campaña en la que anunciaba que las duchas de Lysol previenen el embarazo, en un momento en que las mujeres no podían acceder legalmente a los anticonceptivos, Fue un mensaje contundente para las mujeres desesperadas que no tenían opciones de gestionar su salud reproductiva.

En nuestra vulva habita una selva diversa y poderosa, la función básica de este ecosistema tan diverso es mantener su pH en el rango correcto para protegerse de bacterias dañinas y el crecimiento excesivo de levaduras problemáticas. Cuando se interrumpe la ecología vaginal, pueden surgir fuertes flujos con olores vaginales, así como infecciones recurrentes. Además, el microbioma vaginal desempeña un papel sorprendentemente importante en la salud general del útero y de las hormonas sexuales,  también desempeña un papel importante en la protección de infecciones vaginales y pélvicas, pero también en la inflamación pélvica y uterina, y como resultado, la endometriosis, dolor pélvico crónico y problemas de fertilidad. Un microbioma vaginal saludable puede incluso ayudarnos a protegernos del impacto de las exposiciones ambientales, conocidas por causar algunas de estas afecciones crónicas.

En mis artículos anteriores amplio el tema de la microbiota y de como mantenerla saludable, puedes consultarlos así como diferentes recetas para ayudar a mantener la ecología vaginal.

La flora vaginal saludable promueve un ambiente saludable para la concepción y la implantación. Mi maestra Aviva Room dice que hay muchas formas fascinantes en que esto sucede, una muy importante es que los organismos que se encuentran en la vagina interactúan con el sistema inmunológico para crear mensajes se seguridad, que el cuerpo esta dispuesto y listo para gestar. La disbiosis intestinal y vaginal ahora se ha relacionado directamente con problemas de implantación, así como con abortos recurrentes. 

Por nuestros cambios hormonales tendemos a tener un olor vaginal más fragante y atractivo alrededor de la ovulación. Hacia ti hay un olor más metálico debido al hierro y otros minerales de la sangre. Hacia el final del periodo, es posible que haya un olor más parecido con la Tierra. Durante el embarazo, aumenta el estrógeno y con él, el Lactobacillus en la vagina y se presenta un olor vaginal más neutral, aunque si suda mucho puede cambiarlo. Cuando entramos en la menopausia, el estrógeno disminuye, al igual que la cantidad de moco vaginal que producimos, y con esto, nuestro pH vaginal aumenta: somos menos ácidas. Eso, a su vez, conduce a una disminución en el número de Lactobacillus, y esto puede permitir que otros organismos prosperen, lo que crea un olor normal diferente.

Lalita Madhava- Medicina Herbal para Mujeres

Facebook: Lalita Madhava Medicina Feminina
Instagram:  lalita_madhava

Lalita Madhava
Lalita Madhava- Medicina Herbal para Mujeres Facebook: Lalita Madhava Medicina Feminina www.lalitamadhava.com Instagram: @lalita_madhava

    2 Comentarios

  1. Avatar
    10 abril, 2019
    Responder

    Muy bueno, gracias!

  2. Avatar
    10 abril, 2019
    Responder

    Muy bueno, gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »
× ¡Hola!