Respira Con Tu Doula

Comparte este contenido, llena a otras de vida

¿Estás embarazada? ¿Tienes doula?

Tanto a ti como a ella les sugiero un ejercicio para nutrir el vínculo y encontrarse desde un espacio distinto.

En un lugar donde tengan privacidad, pongan música que les guste. De pie, colóquense frente a frente. Hagan contacto visual. Pongan atención en su respiración tratando de sincronizar su inhalación y su exhalación.

Sin hablar, permitan que fluya el movimiento desde sus huesos, músculos y órganos. Manteniendo el contacto visual, en silencio díganse: “ésta soy yo”.

Traten de entregarse y recibirse, una a la otra, a través de la respiración y el movimiento. Repitan la frase varias veces.

Dejen que el contacto visual sea más profundo. Sonrían. Inúndense mutuamente con la sonrisa. Mientras sonríen, desde el corazón y en silencio, cuéntense lo que desean compartirse.

Usen su respiración para sembrar en el corazón amor y presencia. Cuando sientan que ha sido suficiente, lentamente detengan el movimiento hasta quedar en quietud. Tómense de las manos y en voz alta agradézcanse.

¡Disfruten!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »
× ¡Hola!