Un Puerperio Floral

Comparte este contenido, llena a otras de vida

Uno de los momentos más significativos en la vida de una mujer que se ha convertido en madre, es el puerperio. Un momento de mucho encuentro con la propia voz, con el silencio, con los ritmos ralentizados de la  vida, donde el cambio de tus días es inmediato e inminente. El puerperio es la puerta en la que se disuelve el yo de la mujer, ese cuerpo deja de ser solo tuyo, ya no eres tu, eres nosotros; La hija deja de serlo para convertirse en madre. Esta etapa de la vida femenina es un torbellino y un desafío de crecimiento iluminado.

También es una fase en la que nos han hecho creer a las nuevas madres, que la vas a pasar súper mal, nos dicen que es solo un momento de mucha oscuridad y poca fuerza.

Pero lo que he ido descubriendo, es que todos esos mandatos son una vez más, palabras que le quitan fuerza a las oportunidades que nuestras vivencias femeninas y los pasajes de nuestro cuerpo nos traen y nos dan para florecer. Si bien es un momento de intensidad y de muerte, también es una oportunidad de escucha profunda, donde la creatividad es una linterna reveladora y transformadora de esa nueva mujer que ha nacido junto con su hija o hijo.

En estos mis tres meses de puerperio, he ido experimentado con tres remedios florales que me han  ayudado a transitar este momento, con un tanto de equilibrio que alivia y  que me permite aprovechar esta fase femenina de mi vida.

La primera compañera que decidí elegir fue Walnut, un remedio floral que hace parte del sistema del doctor Bach. Walnut es la gran compañera de las transiciones esenciales de la vida, es una flor que acompaña los nuevos comienzos, aquellos que ayudan a liberar el espíritu. El puerperio al ser una fase biológica pero también (desde mi punto de vista) una fase espiritual, trae una nueva vida, llena por completo (si se está viviendo por primera vez) de novedades que merecen ser transitadas con conciencia, dulzura y fortaleza. Walnut nos permitirá hacer este transito al puerperio, ayudándonos a soltar aquella mujer que fuimos, soltándola para poder conocer a aquella que ha nacido y aprovechar este nuevo ser que quiere brillar. Walnut le susurra a la mujer puérpera: “Suelta todo aquello que fuiste, toma mi mano y atrévete a cruzar este río de la transformación”

Por otro lado, con el nacimiento de los hijos se abre la dimensión de estar dando constantemente. Otro ser depende de tu calor, el alimento que tu cuerpo le proporciona, tu mirada, tu afecto. Muchas veces este dar constante viene acompañado de exigencias y/o manipulaciones dirigidas a la tribu que acompaña la crianza o hacia una misma. También puede aparecer una necesidad de reconocimiento por todo aquello que ahora brota de la fuente materna y que simplemente se da por hecho que es lo que tiene que suceder. Para estos momentos complejos del puerperio en que navegamos la barquita de dar 24/7 a nuestras crías, Chicory es una magnífica flor que nos ayudará a comprender, experimentar y contactar con la fuerza del amor incondicional, ese que permitirá el crecimiento acunado de quien hemos dado a luz. En este remedio floral habita la virtud arquetípica de la madre universal, ese gran potencial nutricio y maternal del alma que habita cada ser. Es así como Chicory permitirá a la madre puérpera, entregar sin esperar ningún tipo de retribución y resaltará la capacidad de cuidado, seguridad y protección que está latente adentro suyo.

Por último, sugiero la compañía de Hornbeam, esta es llamada la flor del lunes por la mañana, un remedio floral que potencia la energía física y mental cuando hemos caído en el agotamiento y creemos que no podremos llevar a cabo lo que nos hemos propuesto en el día. Con las nuevas rutinas del sueño y la constante actividad y demanda de nuestra cría, es muy probable que sintamos el cuerpo y la cabeza agotadas, es probable que pensemos que no damos más y que no sabemos como poder cumplir con lo que nuestro bebé necesita, a demás de el hogar, los propios deseos creativos, el trabajo y el resto de la familia. Es por eso que Hornbeam es una compañera potenciadora del espíritu vivo y una mente clara, donde podemos encontrar piso firme y llevar a cabo nuestras tareas en el día a día, aunque parezca que no lo vamos a lograr.

Si estas transitando tu puerperio, deseo de todo corazón que este pasaje sea alimento puro para tu alma, que sea un jardín fértil donde encuentres la fuerza de tu creatividad y una nueva mujer que enamore tu corazón.

Recuerda que puedes trabajar con la imagen de la flor o si estas frecuentando a una terapeuta floral y al leer el artículo resonaste con lo narrado, puedes proponerle que quieres experimentar con este preparado floral.

Melissa Vargas
¡Vibrando me lleno de vida! www.mimareadevenus.com @marea.venus

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »
× ¡Hola!